lunes, 31 de enero de 2011

la familia cmo agente socializador: el papel de la mujer

La familia como

Agente socializador:

El papel de la mujer

Sociología del Género

Cristina Marcos Rubín

Jésica Neto Ponce

Curso 2010-2011

ÍNDICE

· Cambios en la institución familiar :

· La familia tradicional

· La familia moderna

· Modernización y cambio de rol en la mujer

· La mujer española de la Transición

· La mujer española de los años 80 y 90

· La mujer española del siglo XXI

· Casos prácticos y ejemplos

· Encuestas y porcentajes

· Presentación en Power Point

· Bibliografía

CAMBIOS EN LA INSTITUCIÓN FAMILIAR

Los grandes cambios que han sufrido las familias en los últimos tiempos está muy relacionado con la transformación de la familia rural y agrícola en urbana e industrial. Las funciones desarrolladas anteriormente por cada integrante de la familia se han visto afectadas por estas transformaciones.

LA FAMILIA TRADICIONAL

La familia tradicional en su origen estaba condicionada por su estructura, el matrimonio, formado por el padre, la madre (unidos por un vínculo religioso y/o legal) y sus hijos e hijas. En el caso de nuestra sociedad la forma matrimonial que ha predominado ha sido la monogamia. El padre ejercía como cabeza de familia a lo que se denomina carácter patriarcal, mientras que la madre se quedaba relegada al ámbito doméstico ya que raramente trabajaba fuera del hogar. Los miembros de la familia dependían por tanto del padre para su subsistencia, protección, y educación. Como no existía el divorcio, no se podía desarticular ese vínculo de manera legal.

A medida que la sociedad evolucionaba, Comte denuncia el debilitamiento de la autoridad parental y reivindica la unidad de la familia simple que es el germen de la sociedad, su base existencial. La familia se estructura según el principio de subordinación : la subordinación de los sexos y la de las edades; una instituye la familia, y la otra la mantiene.

En contra de las ideas de Comte, Le Play clasifica la familia haciendo tres distinciones:

· La familia patriarcal que sitúa al cónyuge varón en posición dominante del grupo familiar, y se basa en la opresión.

· La familia inestable, abandona a los hijos desde el momento en que pueden valerse por sí mismos.

· La familia troncal, donde sólo uno de los hijos permanece al lado de sus padres. Este modelo se presenta como el “mejor” para luchar contra la desorganización social.

Otra clasificación importante fue el método de Durkheim que pretende poner en relación el sistema familiar contemporáneo con otros sistemas. Este método trata de identificar modelos y las condiciones de producción de estos modelos; Durkheim recomienda apoyarse en el estudio de los hábitos, en el derecho, y en las costumbres.

LA FAMILIA MODERNA

La sociedad industrial fue reduciendo las funciones de la familia. En la familia moderna la mujer comienza a realizar trabajos remunerados fuera del hogar y, paralelamente, desciende el número de hijos e hijas. Actualmente, la estructura familiar es más democrática y variada. Uno de los fenómenos recientes más llamativos en relación con la familia es el crecimiento de hogares unipersonales, de hogares sin núcleo conyugal y de familias monoparentales.

La familia moderna se caracteriza por su independencia relacional, residencial y económica. Ya no es un instrumento de consolidación de clanes, sino un grupo reducido de miembros.

La familia sigue siendo el agente privilegiado, indispensable para la reproducción, la socialización primaria, el sostenimiento económico de los menores, o su adscripción a una clase social aunque haya habido cambios de estructura en el grupo (posiciones, normas, roles…) y de configuración de estas funciones entre sí.

MODERNIZACIÓN Y CAMBIO DE ROL EN LA MUJER

El cambio más sustancial de la estructura familiar occidental contemporánea tiene su origen en el proceso de progresiva emancipación de la mujer, en la tendencia a la equiparación de posibilidades para ocupar posiciones en los distintos ámbitos sociales.

La incorporación masiva de la mujer casada al mercado de trabajo es un factor de transformación social básico, que no sólo está revolucionando la institución familiar, sino que afecta a instituciones religiosas, políticas, culturales, recreativas, etc. Además, constituye un factor productivo de primer orden, y un rasgo distintivo de las sociedades occidentales más modernizadas. Todo ello ha sido facilitado también por la renovación de ideas traídas por el feminismo y las posibilidades reales de control del embarazo; de este modo la mujer puede decidir el momento de la maternidad más oportuno para no perjudicar sus estudios, o su inserción en el mundo laboral. Debido a esto, se ha reducido notablemente el número de hijos por mujer situándose en el 1,37 en el año 2006 según el Instituto Nacional de Estadística (INE), siendo la cifra más elevada desde 1991. Así podemos apreciar la diferencia, ya que en 1977 el número de hijos por mujer era de 2,67.

El movimiento feminista ha sido una lucha por el reconocimiento de la igualdad de oportunidades y la igualdad de derechos para las mujeres. No obstante, sigue habiendo una fuerte discriminación hacia las mujeres a nivel tanto laboral como familiar, aunque las condiciones de las mujeres han mejorado, pero aún no son valoradas con los mismos criterios de igualdad que el hombre y se las imposibilitan determinados trabajos que son “puramente” de hombre porque constituyen el llamado “sexo fuerte”.

Por lo tanto, debido a este cambio social es necesaria la incorporación de los varones al cuidado de los hijos para que la socialización primario no se resienta en las parejas con mujer trabajadora, y sería aún más beneficioso combinar los horarios de trabajo de la pareja en la medida de lo posible para conseguir más tiempo de contacto y atención a los hijos.

La influencia de los padres en esta etapa se deja notar de forma marcada en la socialización de los roles sexuales. En la familia convencional, las madres tienden a manifestarse como sumisas, emotivas, sensibles a las situaciones interpersonales, afectuosas y aceptadoras; en contraste, los padres suelen aparecer como más dominantes, independientes, asertivos y competentes a la hora de hacer frente a los problemas. Es así como en el interior de la familia se reproduce la tipificación sexual que caracteriza a nuestra sociedad, de forma que los niños tenderán a imitar estos patrones, sobre todo cuando estos modelos resultan atractivos y afectuosos.

LA MUJER ESPAÑOLA DE LA TRANSICIÓN

-Fertilidad y natalidad: Los años que transcurren a partir de 1975 son años de profundas transformaciones demográficas, así es que la tasa de natalidad ha descendido notablemente, de un 19,55% en 1970 a un 10,17% veinte años después. Quizá por la profunda transformación de la mentalidad y de las costumbres en los últimos decenios. Estas transformaciones producidas generación tras generación han sido definitivas para que se produjera una regulación de la natalidad.

Factores como el nivel de vida o la descristianización han sido causantes de este descenso de natalidad, pero también hay que observar dos cambios sociales muy importantes, uno de ellos ha sido la ruptura del esquema tradicional de la familia, a cuya madre correspondía el papel de ama de casa, quien ahora trabaja ya no solo dentro del hogar sino también fuera de él.

Otro dato de interés es la tendencia a la baja tasa de nupcialidad y el retraso en la edad de matrimonio a partir de la década de los 90; esto es principalmente, debido a que las jóvenes actualmente dan mayor importancia a los estudios y al trabajo retasando así el matrimonio y la maternidad llevándola al limite de la edad fértil.

Todos estos datos ponen de manifiesto un "cambio estructural significativo en la familia española". La "familia contemporánea" deshacen la estructura clasista, para crear una nueva familia con unos nuevos valores más igualitarios entre los miembros que la formen.

-Educación: desde 1970 el número de mujeres analfabetas ha ido disminuyendo con un notable aumento a partir de la década de los ochenta, así pues en 1982 el numero de mujeres analfabetas era de un 10.3% y en 1992 se redujo al 7%. Esta reducción se debe a la ley general de educación de 1970 en la que se declara que la enseñanza en España es obligatoria y gratuita y que el derecho de todos los españoles a la educación no podrá ser objeto de discriminación.

En la actualidad ha ido incrementado el número de mujeres que poseen estudios medios o formación profesional así como titulación superior.

Un dato que cabe señalar es que el numero de mujeres matriculadas en universidades frente al numero de hombres es menor, pero curiosamente son ellas las que finalizan sus estudios, mientras que ellos abandonan antes de terminarlos (en el curso 1990-1991, el número de mujeres que finalizaron la enseñanza universitaria fue de 64.934 frente a 46.540 hombres.), esto está ligado al ámbito familiar que aun persiste actualmente.; así pues la formación de los hombres están ligada a estudios de corta duración, más prácticos a la hora de una factible inserción laboral, mientras que los estudios de las mujeres abarcan mayores periodos de escolarización lo que indica mayor respeto social.

Vinculado a este factor también se encuentra la de área dentro de la enseñanza, así hay un mayor número de mujeres que eligen titulaciones de Humanidades que Ingenierías. Esto se debe al plano económico y a que hoy en día aún siguen vigentes patrones marcados por el género a la hora de elegir estudios.

-Trabajo: Uno de los procesos del cambio social que se realiza durante la transición política a la democracia y que afectan específicamente a las mujeres es el de la progresiva participación de estas en el mercado de trabajo. La tasa de actividad de las mujeres ha ido aumentando desde 1981, a pesar de que hoy todavía es una de las más bajas de la Comunidad Europea: el 33,5% de la población activa total, cifra notablemente por debajo de la media comunitaria, que está alrededor del 45%.

Los factores estructurales que favorecen esta progresión, son el fuerte aumento del nivel educativo y los decrecientes niveles de fecundidad. En 1975 el índice sintético estaba en el 2,80 y ha ido disminuyendo hasta situarse en el 1,63 en 1987.

Estos datos son algunos datos indicativos procedente de estadísticas oficiales que permiten deducir la relación entre mujeres de mayor nivel educativo con su elección de fecundidad. Es el punto de vista de los propios interese de las mujeres cara la mercado de trabajo el que crea esa relación que se ha visto fortalecida por el acceso a la información sobre anticonceptivos y aborto.

Los dos procesos sociales, la progresiva participación en el mercado de trabajo y la disminución del índice de fecundidad, son independientes de las condiciones económicas generales. Puede darse mayor tasa de paro femenino- de hecho, el paro suele golpear más a las mujeres que a los varones- pero descenso de la actividad. La vuelta atrás –regreso al hogar-, como preconizaron algunos análisis a finales de los años setenta, no parece que este en el horizonte.

-Políticas de igualdad de oportunidades: Después de las elecciones de 1977, se discutieron los derechos jurídicos que las mujeres reivindicaban para ser incorporados a la Constitución que se debatía en el Congreso de los Diputados en esos momentos y al mismo tiempo se analizaban las leyes que debían ser modificadas. Si bien la Constitución no recogería todas las demandas que las feministas habían impulsado, la existencia del movimiento de mujeres tuvo muchas repercusiones en las instituciones. Así, en los sindicatos, las universidades y los medios de comunicación… se crearon grupos de estudio sobre la mujer, impulsados por las feministas.

En 1977, el gobierno de la Unión de Centro Democrático (UCD) decidió la creación de una Subdirección de la Condición Femenina, dependiente del Ministerio de Cultura, para promover la promoción de la mujer.

LA MUJER ESPAÑOLA DE LOS AÑOS 80 Y 90

-Años 80 :La mujer española comenzó la carrera de la incorporación al mercado laboral más tarde que sus vecinas europeas como consecuencia de un proceso de industrialización tardío que se inició en los años 60 y de una reciente democracia que necesitaba el paso del tiempo para su consolidación.

La primera conquista fue el acceso al trabajo remunerado por cuenta ajena. La segunda mitad de la década de los años 80 fue el inicio de este proceso de incorporación al mundo laboral en toda España. El número de mujeres activas registró un crecimiento positivo del 26.2% entre los años 1984 y 1989 y se superó por primera vez la cifra de

5 millones de trabajadoras. El ingreso de la mujer se centró en aquellas con edades entre 25 y 40 años con crecimientos que van del 38.9% al 61.2% y coincidió con una reducción general de la tasa de actividad masculina del 2.85%.

Este hecho es significativo por dos razones: primero, comportó la entrada de gran cantidad de mano de obra en el mercado laboral y, segundo, demuestra un cambio de mentalidad de la mujer en España respecto al mundo laboral y sus posibilidades puesto que este colectivo, las mujeres, era precisamente el que solía abandonar el empleo para dedicarse a los hijos.

Mientras en este lustro (1984-1989) accedían al mercado laboral más de un millón de mujeres en España, los hombres aumentaban entorno a los 430.000. Aunque el crecimiento del número de mujeres activas es rápido, las cifras absolutas demuestran una vez más que seguían existiendo diferencias en el acceso al trabajo remunerado,

donde el hombre casi dobla a la mujer, con unos activos totales alrededor de los 9.500.000.

-Años 90:Entre 1990 y 1995, son más de 445.000 las mujeres que se incorporan al mercado laboral. El paro femenino se reduce en más de 161.000 mujeres y pasa de significar el 60% del paro total al 52% a finales de 1995 en detrimento del masculino que aumenta en más de 187.000 en cifras absolutas. De todos modos, la mujer sigue representando el

39.5% de las nuevas contrataciones de este periodo.

En los últimos años, 1996 y 1997, las mujeres activas siguen aumentando y recortan el desequilibrio respecto a los hombres, la tasa de paro femenino mengua cada trimestre y un tercio de las nuevas ocupaciones tienen a mujeres como protagonistas. Así, en 1996 la media se situaba en 6.143.323 mujeres y en 1997 en 6.272.538, lo que representa

un incremento del 2.1% en estos doce meses y alcanza el 38.9% de la tasa de actividad en España.

Por tramos de edad, se observa una entrada importante de mujeres entre 25 y 54 años y descensos entre las más jóvenes, las mujeres en edades comprendidas entre 20 y 24 años y aquellas con más de 55 años.

El sector donde se registró un mayor número de incorporaciones fueron los servicios (150.000) y en especial el comercio minorista, donde las mujeres representan el 55% de la fuerza de trabajo y que se ha convertido en la principal puerta de acceso de las mujeres al mundo del empleo. Pero aunque los datos sean esperanzadores la realidad indica que en nuestros días continúan presentes las desigualdades. Siguen existiendo 3.5 millones de hombres más en el conjunto de población activa y se está generando empleo pero no igual para todos.

A pesar de que la tasa de paro femenino ha evolucionado positivamente desde el 30.4% de 1996 al 28.3% del primer trimestre de 1998, en el caso de los hombres se cifra en el 16%, doce puntos por debajo. Unido a un incremento de la población activa femenina que representa en la actualidad alrededor del 40% de la tasa de actividad española y al dato del ritmo de nuevas ocupaciones que se ha equiparado entre sexos durante este tercer trienio de los años 90, demuestran que aunque la mujer se está incorporado al mercado de trabajo todavía queda mucho esfuerzo por hacer para conseguir la igualdad de oportunidades.

-Política: los dos grandes partidos que gobernaron España durante dos décadas (PSOE y PP) abordaron el tema de la desigualdad entre las mujeres y los hombres, en el partido y en sus propuestas para las políticas gubernamentales. Las estrategias de intervención fueron primero de cambio estructural de la realidad española, para abandonar el modelo patriarcal franquista y, posteriormente, se trato de medidas políticas y legislativas cuyos objetivos más importantes fueron las actividades de promoción de las mujeres, fundamentalmente los derechos al empleo, la posibilidad de llegar a los tribunales en caso de conflictos y medidas de fomento del empleo de las mujeres y de protección frente al desempleo.

También se tomaron otras medidas con respecto a la familia y en el terreno de la sexualidad:

− permiso de maternidad: en 1989, la ampliación del permiso de maternidad/paternidad a 16 semanas

− permiso para cuidar de los hijos: se aprueba el derecho a este permiso para los padres en 1989 y, se aprueban en 1999 medidas para conciliar la vida laboral con la vida familiar

− derecho al aborto: en 1985, se despenalizó el aborto en tres circunstancias

concretas -peligro de la salud o de la vida de la madre, malformación del feto, embarazo producto de una violación

− acoso sexual: en 1995, se aprobó la legislación que tipifica la figura del acosador sexual dentro de los delitos contra la libertad sexual,

− la violencia doméstica: en 1999, se aprobó el Plan de Acción contra la Violencia

Doméstica (el I en 1998 y el II en 2001) y se modificó el código penal de 1995,

en materia de protección a las víctimas de malos tratos y la Ley de

Enjuiciamiento Criminal (1999)

− Impuesto de la renta (IRPF): en 1989 se aprobó una reforma fiscal para permitir a los cónyuges presentar la declaración de la renta por separado,

− Apellidos de los hijos: en 1999, se aprobó la libertad sobre la elección del orden de los apellidos para los hijos...

Asimismo se ampliaron ciertos derechos sociales para las mujeres como la protección social, el desempleo, las pensiones. En la implementación de políticas de igualdad en España hay que destacar también el apoyo de la Comisión y del Parlamento Europeo, una vez que España se hubo incorporado a la Comunidad Europea, y que se constituyeron en referente indispensable. En este sentido, hay que subrayar los planes de igualdad de oportunidades elaborados por los Institutos de la Mujer y aprobados en Consejo de Ministros o en sus equivalentes de las Comunidades Autónomas.

El Instituto de la Mujer también tenía como objetivo servir de intermediario para que todos los órganos de gobierno desarrollaran políticas en contra de la discriminación.

LA MUJER ESPAÑOLA DEL S.XXI

Actualmente, con la crisis que está viviendo España, muchas mujeres han continuado con su puesto de trabajo si ha estado peor remunerado que el del hombre, por lo que es éste quien se está encargando de labores domésticas y del cuidado de los niños, compartido con la mujer.

La natalidad en España aumentó debido a la inmigración, pero la mujer española sigue teniendo una tasa de natalidad muy baja. Los métodos anticonceptivos, la nueva ley sobre la dispensación de la llamada “píldora del día después” son algunos de los ejemplos. Esto se debe a que la mujer de hoy en día tiene una mayor liberación e independencia, quiere estudiar en las universidades, trabajar para tener independencia económica, viajar… lo que hace que no desee tantos hijos.

Durante el siglo XXI, los derechos de la mujer española han seguido cambiado, se han continuado con leyes por la igualdad, como el :

PLAN DE IGUALDAD DE OPORTUNIDADES (2003-2006)

Las medidas específicas incluidas en el Plan se articulan en 8 áreas prioritarias:

1.- Introducción de la perspectiva de género en las políticas públicas. En esta área, se proponen actuaciones destinadas a intensificar la cooperación con las Administraciones Públicas e Instituciones de carácter privado, con el fin de introducir el principio de “mainstreaming”, en todas las políticas, planes y estrategias que se diseñen.

2.- Igualdad entre Mujeres y hombres en la vida económica. Se pretende trabajar la perspectiva de género en las políticas de empleo. Con las actuaciones comprendidas en esta área, se persigue fomentar la participación de las mujeres en el mercado laboral, la promoción de la mujer como empresaria y la eliminación de las barreras que dificultan las mismas condiciones laborales para mujeres y hombres.

3.- Participación en la toma de decisiones. Se trata de impulsar la presencia de las mujeres en la toma de decisiones en la política, la economía y la sociedad, así como fomentar la promoción profesional de las mujeres en las Administraciones Públicas.

4.- Promoción de la calidad de vida de las mujeres. Se engloban los objetivos relativos al ámbito de la salud, en su concepto integral, de la educación y de la cultura, trabajando sobre las carencias de la población femenina y contribuyendo a la igualdad en estos campos, con especial incidencia en la prevención y erradicación de la pobreza y la exclusión social de las mujeres.

5.- Fomento de la igualdad en la vida civil. Se incide en el campo legislativo y judicial, en relación con la igualdad, e incluye las políticas relativas a la lucha contra la violencia contra las mujeres, así como el fomento de la participación con las ONG para desarrollar programas de igualdad de género.

ENCUESTA REALIZADA A ESTUDIANTES

Esta encuesta, realizada por nosotras, fue hecha a jóvenes de entre 18 y 22 años para saber qué opinan, y si sus perspectivas se corresponden con la realidad. Lo veremos más adelante relacionándolo con unas tablas obtenidas del Instituto Nacional de Estadística.

· ¿Tu madre tiene estudios superiores?

· ¿Trabaja tu madre fuera de casa?

· ¿Tu abuela trabajó fuera de casa?

· En la vida cotidiana, ¿quién hace las tareas domésticas?

· ¿Tienes hermanos/as? ¿Cuántos/as?

· ¿Quién se ha encargado de tu cuidado y el de tus hermanos?

· ¿Crees que la mujer tiene los mismos derechos y oportunidades que un hombre?

· ¿Piensas que los trabajos menos dignos están empleados por mujeres? ¿A qué crees que se debe?

· ¿Crees que una mujer, realizando la misma actividad laboral que un hombre, está igualmente remunerada? ¿Por qué?

· ¿Qué sector crees que está sufriendo más el paro con la crisis : los hombres, o las mujeres?

Los porcentajes que obtuvimos fueron los siguientes :

¿Tu madre tiene estudios superiores?

Si: 45,66 %

No: 58.33 %

¿Trabaja tu madre fuera de casa?

Si: 83,33 %

No:16,66 %

¿Tu abuela trabajó fuera de casa?

Si: 25 %

No: 75%

En la vida cotidiana, ¿quién hace las tareas domésticas?

Padre: 8.33 %

Madre: 41,66 %

Ambos: 41,66

¿Tienes hermanos/as? ¿Cuántos/as?

1 hermano/a: 83.33 %

2 hermanos/as: 8.33 %

3 hermanos/as: 8.33 %

¿Quién se ha encargado de tu cuidado y el de tus hermanos?

Madre: 1%

Padre: 1%

Ambos: 98%

¿Crees que la mujer tiene los mismos derechos y oportunidades que un hombre?

Si: 33.33%

No: 66.66%

¿Piensas que los trabajos menos dignos están empleados por mujeres?

Si:66,66 %

No: 33.33%

¿Crees que una mujer, realizando la misma actividad laboral que un hombre, está igualmente remunerada?

Si:8.33 %

No: 91.66 %

¿Qué sector crees que está sufriendo más el paro con la crisis : los hombres, o las mujeres?

Mujeres: 41.66%

Hombres: 25 %

Ambos: 33.33 %

-Conclusión:

Como ya hemos dicho, esta encuesta ha sido realizada a un grupo de estudiantes entre 18 y 22 años. No es un resultado real, sino una orientación de lo que los jóvenes piensan en la actualidad.

Curiosamente los hombres encuestados son los que piensan que la igualdad es visible y la discriminación casi ha desaparecido. Mediante esta encuesta hemos podido observar claramente como ha sido el papel de la mujer, como ha evolucionado (estudios superiores, ha disminuido la media de hijos, reparto de las tareas domésticas y cuidado de los hijos…).

TABLAS Y GRÁFICAS

Tasa de actividad según nivel de estudios terminados

2000

2001

2002

2003

2004

2005

2006

2007

2008

2009

2010

Mujeres

TOTAL

41,76

40,96

42,72

44,47

45,79

46,95

48,56

49,37

51,38

51,19

52,05

Analfabetas

5,22

5,08

4,91

5,79

6,91

4,72

7,28

5,08

6,76

7,83

9,03

Sin Estudios

12,23

10,82

10,35

11,01

10,26

9,84

10,83

10,98

11,54

10,69

11,07

Primarios

25,76

24,64

24,78

23,42

24,06

23,20

23,27

24,42

25,76

25,02

26,13

Secundarios (1ª Etapa)

49,23

47,76

50,08

51,65

52,46

51,20

53,20

54,10

56,45

55,72

56,63

Secundarios (2ª Etapa)

52,85

55,47

56,63

65,70

64,80

65,45

Técnicos Profesionales (grados medio)

74,96

72,17

73,26

75,06

77,32

69,60

70,40

70,80

71,35

72,17

72,16

Técnicos Profesionales (grado superior)

79,00

79,00

78,40

79,88

80,83

81,23

Uni.1er Ciclo

71,76

71,22

73,44

75,09

75,22

75,20

75,80

75,70

76,55

76,80

77,05

Uni.2º Ciclo

83,32

81,30

83,10

83,60

83,73

82,80

85,80

84,20

84,36

83,25

84,57

Doctorado (3er Ciclo)

94,51

91,63

85,57

93,33

92,12

85,32

90,25

89,91

92,30

92,69

89,70

Hombres

TOTAL

66,88

66,54

67,16

67,92

68,19

68,95

69,00

69,23

69,21

67,60

67,95

Analfabetos

18,37

17,48

17,30

19,19

23,66

19,94

18,58

20,48

21,07

19,65

23,67

Sin Estudios

30,41

28,63

28,52

29,04

28,39

28,06

27,74

27,78

26,44

25,56

24,89

Primarios

58,76

56,61

55,36

53,11

52,49

51,07

49,20

49,04

49,08

47,11

47,19

Secundarios (1ª Etapa)

74,75

74,49

75,91

76,31

75,85

78,90

79,50

79,80

78,83

76,34

77,21

Secundarios (2ª Etapa)

76,18

77,26

77,65

78,32

75,66

76,10

Técnicos Profesionales (grados medio)

86,95

87,83

87,46

87,42

87,29

87,20

86,90

86,10

86,30

82,65

85,03

Técnicos Profesionales (grado superior)

86,60

86,50

86,80

85,68

85,57

85,73

Uni.1er Ciclo

74,70

76,54

76,57

77,67

79,46

80,00

79,80

79,70

77,41

75,48

77,02

Uni.2º Ciclo

86,73

85,19

85,20

86,33

86,57

86,30

85,40

85,90

86,51

85,99

84,81

Doctorado (3er Ciclo)

89,25

83,08

80,82

88,87

90,13

79,73

81,98

80,78

87,27

84,98

82,74

-Conclusión :

En esta tabla observamos que las mujeres en solo 10 años han ido incorporándose a los estudios superiores y superando, aunque muy levemente, a la tasa masculina.

Sin embargo los hombres se han ido manteniéndose más o menos igual, aumentando la tasa entre 5 y 10 %.

Personas ocupadas en empleo domestico y limpieza de interior de edificio

2005

2006

2007

2008

2009

2010

Total Ocupadas

7.764,70

8.170,50

8.479,80

8.516,20

8.205,30

8.154,20

Empleo doméstico y limpieza interior de edificios

1.123,40

1.199,70

1.272,80

1.252,60

1.202,00

1.173,70

Ic Mujeres

14,47

14,68

15,01

14,71

14,65

14,39

Total Ocupados

11.549,60

11.831,30

11.997,10

11.340,60

10.440,60

10.239,90

Empleo doméstico y limpieza interior de edificios

89

86

85,9

90,5

94,8

97,2

Ic Hombres

0,77

0,73

0,72

0,80

0,91

0,95

-Conclusión :

Hoy en día el empleo domestico y limpieza de edificios esta principalmente ocupado por mujeres.

A pesar de que el numero de mujeres trabajadoras en este sector ha disminuido y el de hombres ha aumentado ligeramente, sigue habiendo una gran polarización entre ambos sexos.

Diferencia salarial y discriminación salarial por razón de sexo

1995 (1)

2002 (1)

2002 (2)

2006 (3)

Diferencia Salarial

Total Nacional

26%

25%

20%

18%

Andalucía

27%

21%

13%

Aragón

29%

33%

26%

Asturias (Principado de)

31%

32%

20%

Balears (Illes)

25%

23%

17%

Canarias

21%

19%

11%

Cantabria

33%

25%

18%

Castilla-La Mancha

32%

25%

26%

Castilla-León

27%

28%

14%

Cataluña

30%

30%

26%

Comunitat Valenciana

27%

25%

21%

Extremadura

32%

22%

7%

Galicia

20%

26%

19%

Madrid (Comunidad de)

25%

25%

24%

Murcia (Región de)

33%

22%

14%

Navarra (Comunidad Foral de)

23%

28%

19%

País Vasco

21%

27%

17%

Rioja (La)

20%

20%

15%

Ceuta y Melilla

23%

16%

-5%

Discriminación Salarial

Total Nacional

18%

19%

17%

16%

-Conclusión :

La discriminación salarial ha ido disminuyendo en los últimos 15 años, pero aún así seguimos encontrando una discriminación muy alta en el 2006 del 18%.

Si miramos por comunidades autónomas observamos que sólo en Ceuta y Melilla hay una discriminación negativa. Y en Canarias de solo el 11%. Nos ha llamado la atención, debido a que están fuera de la península y sin embargo es donde menos discriminación.

Esto se debe también a que son comunidades y ciudades pequeñas, por lo que hay menos trabajo, y por tanto, menos paro que en ciudades como Madrid o .Barcelona.

Población ocupada que comparte la ocupación con las “tareas del hogar”

Nueva Metodología. EPA-2005

1998

1999

2000

2001

2002

2003

2004

Mujeres (% sobre total ocupadas)

Total

66,08

61,41

60,09

60,83

60,25

65,27

63,55

De 16 a 19

36,80

31,40

36,08

29,89

35,80

33,33

31,02

De 20 a 24

37,70

34,45

37,11

37,96

34,39

39,33

41,15

De 25 a 29

53,50

48,51

46,65

47,23

46,37

51,61

51,00

De 30 a 39

73,11

67,42

65,60

66,10

65,14

69,92

66,77

De 40 a 49

76,43

72,32

69,20

69,87

69,16

74,39

73,06

De 50 a 59

76,05

73,37

70,12

71,80

71,22

75,17

71,65

De 60 a 64

73,43

70,02

69,34

70,24

71,34

74,97

69,79

65 y más

56,05

60,06

49,84

64,55

55,92

64,90

56,57

Hombres (% sobre total ocupados)

Total

9,35

9,29

10,61

12,58

13,29

15,64

16,31

De 16 a 19

6,09

4,51

5,24

5,93

7,35

8,62

6,07

De 20 a 24

5,81

5,79

7,05

9,66

8,67

11,32

9,67

De 25 a 29

9,67

8,93

10,71

12,35

13,51

16,01

16,61

De 30 a 39

12,62

12,71

13,69

16,31

16,24

19,27

19,72

De 40 a 49

9,19

9,43

10,99

12,82

14,32

16,34

17,77

De 50 a 59

6,91

6,69

7,99

9,56

10,87

12,55

13,89

De 60 a 64

6,03

7,11

8,59

9,00

8,42

10,37

11,39

65 y más

5,73

3,89

6,65

7,48

9,34

7,79

5,77

-Conclusión:

Desde que la mujer se ha incorporado en la vida laboral, observamos que los hombres se han ido introduciendo en las tareas del hogar. Aunque sigue siendo un porcentaje bastante bajo, esta aumentando considerablemente en los últimos años.

Sin embargo el porcentaje de la mujer ha ido disminuyendo, muy poco a poco. Esto se debe a la intrusión del hombre en estas tareas.

Ocupados clasificados por rama varones

Varones

TOTAL

10376,2

A Agricultura, ganadería, silvicultura y pesca

575,6

B Industrias extractivas

40,4

C Industria manufacturera

1769,8

D Suministro de energía eléctrica, gas, vapor y aire acondicionado

56,3

E Suministro de agua, actividades de saneamiento, gestión de residuos y descontaminación

103,7

F Construcción

1537,2

G Comercio al por mayor y al por menor reparación de vehículos de motor y motocicletas

1463,4

H Transporte y almacenamiento

748,2

I Hostelería

651,3

J Información y comunicaciones

363,3

K Actividades financieras y de seguros

249

L Actividades inmobiliarias

44,2

M Actividades profesionales, científicas y técnicas

437,8

N Actividades administrativas y servicios auxiliares

411,6

O Administración Pública y defensa Seguridad social obligatoria

826,6

P Educación

393,1

Q Actividades sanitarias y de servicios sociales

319,5

R Actividades artísticas, recreativas y de entretenimiento

201,5

Ocupados clasificados por rama mujeres

Mujeres

TOTAL

8170,6

A Agricultura, ganadería, silvicultura y pesca

178,4

B Industrias extractivas

2,5

C Industria manufacturera

596,7

D Suministro de energía eléctrica, gas, vapor y aire acondicionado

13,9

E Suministro de agua, actividades de saneamiento, gestión de residuos y descontaminación

17,3

F Construcción

130,9

G Comercio al por mayor y al por menor reparación de vehículos de motor y motocicletas

1439,3

H Transporte y almacenamiento

172,2

I Hostelería

780,4

J Información y comunicaciones

162,8

K Actividades financieras y de seguros

206,8

L Actividades inmobiliarias

41,9

M Actividades profesionales, científicas y técnicas

415,1

N Actividades administrativas y servicios auxiliares

511,8

O Administración Pública y defensa Seguridad social obligatoria

592,2

P Educación

727

Q Actividades sanitarias y de servicios sociales

1096,6

R Actividades artísticas, recreativas y de entretenimiento

142,1

S Otros servicios

256,2

T Actividades de los hogares como empleadores de personal doméstico y como productores de bienes y servicios para uso propio

685,4

U Actividades de organizaciones y organismos extraterritoriales

1,3

-Conclusión :

Observamos que los empleos en los que trabajan las mujeres son el comercio con 1.439,3 miles de personas, actividades sanitarias y de servicios sociales con 1096,6 miles de personas y en la educación con 727 miles de personas.

Sin embargo los hombres los encontramos principalmente en industrias manufactureras con 1.769,8 miles de personas, construcción con 1537,20 en miles de personas en el comercio 1463,4 miles de personas.

CONCLUSIÓN FINAL

Hemos observado que en los últimos años ha habido un gran avance en cuestiones de discriminación sexual, aunque solo es el primer paso, ya que disminuye muy poco a poco. Es muy importante una buena educación para concienciar a la sociedad en la igualdad.

Pese a que estamos en una sociedad más abierta, sigue habiendo ciertos prejuicios y estereotipos sobre el papel que ocupa la mujer en la actualidad. Cuestiones laborales (construcción y sanidad).

Relacionando las encuestas con las tablas del INE nos damos cuenta de que la juventud de hoy pensamos que la igualdad está totalmente establecida, que vivimos en una sociedad moderna, donde la mujer tiene mucha libertad. Y esto es así, pero la igualdad no siempre se da, porque como ya hemos visto, hay discriminación y desigualdades en trabajos y salarios.

La sociedad está muy concienciada de problemas como el maltrato de género, pero hoy en día se conocen más casos que hace 30 años, y las víctimas son cada vez más jóvenes, a pesar de toda la información que poseemos, teléfonos de ayuda, etc.

BIBLIOGRAFÍA

· http://centros5.pntic.mec.es/ies.parque.de.lisboa/alumnos2001/41.htm

· http://hal.archives-ouvertes.fr/docs/00/13/36/74/PDF/El_papel_de_la_mujer_en_la_sociedad_espanola.pdf

· http://www.serviconsult.com/proy/ANAM/MEIF.05.Est1.pdf

· http://www.inmujer.es/ss/Satellite?pagename=InstitutoMujer%2FPage%2FIMUJ_Home

· http://www.ine.es/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada